Inicio Clientes Clientes, precios, errores

Clientes, precios, errores

4 minuto leer
14
0
44

Muchas veces uno lee noticias por Internet, donde empresas tienen errores con sus catálogos y alguien encuentra una cámara de fotos reflex de gama alta por un precio de solo 200 Euros, o un disco duro externo de 500 gigas por solo 3 Euros… La gente se lo cuento por los foros y empiezan los pedidos de ese material a ese precio tan atractivo. Tan atractivo y tan extraño que está claro que es un error. Luego cuando el vendedor se da cuenta, y trata de rectificar, empiezan las llamadas a consumo, las reclamaciones.

Vamos a ver, todo el mundo puede comerse un cero y en lugar de poner el precio de la cámara en 3000 Euros, pues poner 300. O poner el precio de un producto en otro. La gente que trabaja en esas empresas, va deprisa, hacen muchas horas, están estresados como todo hijo de vecino, no son Superman…

Aquí yo me pongo de lado de la empresa que se ha equivocado. Tenemos que permitir ese derecho de rectificación, sino apañados estamos. Un empleado se equivoca y nos cargamos la empresa…

Otro asunto diferente, es cuando se anuncian ofertas, rebajas, promociones, pensando que nadie va a cumplirlas y luego hay gente que lo cumple; y no se les quiere dar lo prometido. Es un caso totalmente diferente. Aquí, el que promete, tiene que cumplir.

Pero además igual que la empresa se equivoca a favor, hay veces que se equivoca en contra del cliente. Y en ambos casos debe dejarse la opción de reparar el error. Imaginemos, que compramos algo y el empleado se equivoca cuando pone el precio de un componente que costaba 10 Euros y pone 100 Euros. Supongamos que llevo una factura con varios componentes… y no nos damos cuenta en ese momento del error. Volvemos al rato a la tienda y el vendedor, nos dice: “Haber repasado aquí la factura antes de pagar, santarita rita, lo que se da ya no se quita”. Es absurdo, pues igual cuando se equivoca la otra parte.

Nosotros hemos tenido errores en los dos sentidos. Y algunos además muy sonados. Tuvimos un cliente que nos compró un monitor por 177 euros, y yo voy feliz (ese día quería ganar mucho) y le cobró en la tarjeta 1.770 Euros. Y el cliente no se da cuenta. Y al cabo de una semana, llegan casi a la vez, mi contable y el cliente. Los dos descuadrados. Pues nada, llamada a la entidad financiera y tema resuelto.

El otro día, tuvimos un problema en sentido contrario. Cerramos un presupuesto, y el Openoffice no nos suma un componente. Cuando hacemos la factura, lo vemos. Avisamos al cliente y no tuvimos problema en cobrar ese componente que no se había sumado en el presupuesto. El cliente repaso la suma y vio donde estaba el error.

Somos humanos y nos equivocamos, hay que reconocerlo.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En Clientes

14 Comentarios

  1. txiguin

    14 noviembre 2008 en 9:50 am

    Lo que revienta son las ofertas (viajes, electronica, telefonia fija e internet etc ..), que ya al leerlas recelas. Vuelos sin tasas (luego valen mas que el vuelo), precios de llamadas gratis (donde falta el establecimiento de llamada e iva, ordenadores o camaras a un precio que no es finalmente el real) y asi muchos (y no son errores sino publicidad engañosa y està penado pero no se pena ni a “dios”. Salud2 Tendero.

  2. navarrica

    14 noviembre 2008 en 12:06 pm

    Normalmente con nuestros clientes no hay problema para reparar esos errores, tanto a favor como en contra. El problema viene, como el Tendero apunta, con algunos proveedores.

  3. Alt+126

    14 noviembre 2008 en 12:38 pm

    Yo entiendo que en algo que se hace “al momento” se puedan pedir cambios (lo que tu comentas sobre facturas, impresos…)

    Tambien puedo aceptar que listas de precios de 5 paginas llenas de letra mas o menos pequeña (al estilo del catalogo de las PCBox, por si os suena) haya un problema con un 0 o una coma.

    Pero lo que no puede ser es que en un folleto de publicidad de MediaMarkt con unas páginas del tamaño de una sábana y con tansolo 15 productos en cada página (las letras se ven desde el pueblo de al lado) nadie haya tenido coj*** de repasar lo que allí se ha escrito.

    Que es un repaso de medio minuto (cualquiera cuando lo recibe en casa puede ver que algo falla así que los que hacen un folleto cada 15 días podrían esmerarse un poco), que no me sean tacaños porque una cosa es el picateclas que acaba estresado de tanto escribir y la otra un “diseñador” que se mata mas en hacerlo bonito que en controlar 15 números contados.

  4. Javier

    14 noviembre 2008 en 1:20 pm

    A mi siempre me ha hecho mucha gracia los comentarios que acompañan en los foros a estas noticias:
    – “Que si las empresas siempre nos engañan y es nuestro deber aprovecharnos de sus errores”.
    – “Que si los márgenes son tan grandes que no pierden dinero”.

    En fin, ya empiezo a estar aburrido de escuchar que las empresas ganan tantísimo dinero y que cualquier cosa que haga un trabajador ó cliente en contra de la empresa está bien hecho. La mayoría de las empresas no ganan (descontados todos los costes e impuestos) ni un 10%. Muchas ni un 5%.

  5. alguien

    14 noviembre 2008 en 2:25 pm

    por eso para prevenir normalmente suelen poner la coletilla “precios validos salvo error tipografico”

  6. corsaria

    14 noviembre 2008 en 4:11 pm

  7. Pulchjam

    14 noviembre 2008 en 4:54 pm

    @alguien
    Coletilla que no es legal. Las empresas saben que no es legal ni tampoco o es la “hasta fin de existencias” y sin embargo se empeñan en incluirlas. ¿PQ será?

    Parece claro que cuando ves una reflex a 300€ en vez de 3000€ pues estamos ante un error no intencionado. Pero ¿que ocurre cuando vemos un catálogo de un centro comercial que enseña tal producto por 87€ en vez de 187€? ¿Es un error? ¿Es un ofertón? ¿Nos cogemos el coche y nos hacemos 30 Km hasta “la capital” para hacernos con uno de esos? ¿Que hacemos si cuando llegamos nos dicen que de 87€ nada, que si lo queremos que a 187€ o que sinó tienen otro modelito a 99€?

    Está claro que no se puede generalizar pero la picaresca no está sólo en el lado del consumidor y de alguna manera hay que ponerle freno. Y esta es una obligación más del vendedor, igual que otras muchas, que deben cumplir si quieren publicitar sus precios y si no quieren cumplirlo que no los publiciten, que, si no me confundo, excepto en servicios públicos y bares no están obligados a hacerlo.

    Esta obligación de repasar los catálogos supone un coste para la empresa que esta ha de traspasar el coste a los clientes igual que el resto de requisitos que tiene que cumplir así que al final es el propio consumidor el que paga su protección.

    Eso sí, creo que en este tema les ganais a las grandes cadenas. Yo no tendría reparos en exigirle la reflex por 300€ al centro comercial de turno, pero al tendero de mi barrio no se me ocurriría irle con el mismo cuento.

    Un saludo.

  8. crispin

    14 noviembre 2008 en 6:08 pm

    que se lo digan a vodafone, que puso telefonos a cero euros en prepago en su web (90 euros su precio actual). Pues tuvieron que apechugar y dar uno por DNI.

  9. Saggy

    14 noviembre 2008 en 6:10 pm

    Esto es un offtopic (estaba a punto de poner un comentario sobre este tema, cuando ha entrado una señora de unos 65 años, y tengo que contarlo).
    -Hola, ¿tienen agujas de hacer calceta?
    -Señora, esto es una tienda de informática, ordenadores y eso.
    -Si ya lo veo , pero como no he entrado nunca, he pensado que igual tenían.

    Helado me he quedado cuando desde la puerta se ha despedido diciendo:
    -Agujas de hacer calceta deberían tenerlas en todas las tiendas.

  10. Saggy

    14 noviembre 2008 en 6:17 pm

    Bueno, lo que quería decir es que los tenderos tenemos que tener mucho cuidado con el tema de los precios: si por error cobramos de más y es el cliente el que se da cuenta primero, nos quedamos con la sospecha de ser unos ladrones descuideros, y si nos equivocamos a favor de la tienda al hacer un presupuesto, nos dicen que lo hemos hecho para atar la venta.
    Más nos vale no meter la pata en esos temas, nuestra reputación está en juego por errores tontos.

  11. Jacobo

    15 noviembre 2008 en 6:07 pm

    También hay empresas que venden los productos a precios irrisorios, véase una cámara de fotos por 30 euros en el Corte Inglés (que resultó ser una jugada de marketing para deshacerse del modelo viejo), o por ejemplo, vender durante 5 minutos productos al 90 – 95 % de descuento (otra vez el Corte Inglés).

  12. raul_ams

    16 noviembre 2008 en 12:45 pm

    Tendero, creo que moralmente tu razonamiento es el adecuado pero en ocasiones los clientes estamos (perdón por la palabra) tan puteados por las empresas (vía promos que juegan con medio verdades, los servicios técnicos, la letra pequeña sólo visible al microscopio,…) que ante un error humano ves la ocasión perfecta para vengarte de la empresa X que te hizo alguna faena y lo pagas con la empresa Y que tuvo el error. En cierto modo pagan justos por pecadores, pero como ya he dicho, es la ocasión perfecta para vengarse.

    Como dices, si en ambas direcciones se “jugara” limpio, estas cosas no pasarían.

    salu2!!

  13. Manuel

    17 noviembre 2008 en 5:33 pm

    Yo creo que aquí la culpa es de los grandes, que son los que con sus falsas ofertas han hecho que no valga el argumento de ‘salvo error tipográfico’.

    Tanto han abusado por momentos, que los jueces han hecho que ya no valga como excusa, pero sin pensar en el perjuicio que se puede crear a una tienda pequeña.

    Yo he visto algunos foros donde se comparten esas ofertas, y aunque nunca he seguido el tema, cuando he visto que un error de estos afectaba a una tienda pequeña lo he criticado.

    Una cosa es aprovecharse de un Carrefour que se equivoca, y otra muy distinta de una pequeña tienda…

  14. drevalth

    17 noviembre 2008 en 10:52 pm

    Tambien habría que valorar si es un precio de rebaja o liquidacion, o un simple catálogo de precios. Poruqe según la LEY de comercio minorista, vender por debajo del precio de coste es ILEGAL y por tanto entraría en conflicto con el derecho que el consumidor tiene a exigir ese precio.

    Por otra parte hay que diferenciár si ese précio lo han dado por radio, buzoneo, o cualquier medio de difusión, O has cojido la lista de precios o te lo ha dicho el comercial de la tienda. Lo primero se podría considerar publicidad engañosa, lo segundo no.

Mira además

Cuando los aficionados son mucho mejores que los profesionales

Llevo unas semanas leyendo noticias sobre lo mal que traducen sus contenidos al español la…