Inicio Hardware Pruebas de PCs antes de entregarlos

Pruebas de PCs antes de entregarlos

12 minuto leer
3
0
468

Llevo unos días sin asomarme por el blog. Un par de PCs algo complicados que había que montar de un día para otro (y ya hacer el presupuesto nos llevó casi más tiempo que el montaje) algunos PCs dando guerra en el taller… y lo peor:     estoy rehaciendo la tienda Web. Con el cambio de hosting quise migrar a Magento 2, pero la cosa se complicó. Así que decidimos darle un giro a la forma de la tienda y mientras solucionaba las pegas con Magento me puse con Woocommerce y me está entreteniendo más de lo que pensaba.

Bueno voy a ver si me centro en la entrada y no en otras cosas. Muchas veces nos preguntáis como probamos los PCs antes de entregarlos a los clientes. Así que hoy voy a hablar de ello y además con algunos ejemplos recientes de errores detectados antes y después de la entrega.

Vamos a marcar los pasos que seguimos en las pruebas de los PCs:

  1. Escoger bien los componentes

    Todo empieza en el presupuesto. Nosotros escogemos los componentes teniendo en cuenta:

    1. El uso que el cliente le va a dar
    2. La carga de trabajo del PC
    3. La compatibilidad entre los componentes y marcas
    4. El sistema operativo y si hay programas concretos que se van a emplear
    5. Y por supuesto todo lo anterior mediatizado por el importe que el cliente quiere gastarse

    Esto hace que muchas veces haya clientes que nos digan que quieren cierto componente concreto… y nosotros les decimos que no, que mejor otro. Aquí juega mucho la experiencia pasada y todo lo que vamos leyendo sobre otros problemas anteriores.

  2. Preparar el montaje

    Cuando nos confirman un presupuesto, imprimimos una orden de montaje. Allí vamos apuntando los componentes que hemos pedido y confirmamos su llegada conforme entran al taller. Cuando está todo se revisan las piezas una a una antes de montarla. No es la primera vez ni la última, que una caja lleva un golpe, o que un componente parece que ya se haya usado antes de montarlo. En esos casos nos paramos y solicitamos el cambio al mayorista. Cuando está todo en orden vamos ya al montaje propiamente dicho

  3. Montar con cuidado y con tranquilidad

    Esto es fundamental. Ya dice el refrán que “Las prisas son malas consejeras”. Así que lo mejor es despejar bien una parte de la barra del taller, encender la luz directa y comenzar a montar. Eso sí, siguiendo el orden que corresponde. Cuando es la primera vez que montamos una caja o un disipador… pues a leer manual, que los detalles son muy importantes. Hace unas semanas montamos una caja en al que para añadir un par de discos duros extras… estuvimos una hora mirando el manual. Al final era sencillo, pero era un sistema de montaje totalmente nuevo y costaba de entender.

    Además, tenemos siempre las herramientas a la mano. Puede parece que con un destornillador de estrella basta. Pero nosotros tenemos colgados en la pared más de 15 destornilladores de estrella diferentes. Al final la experiencia te indica que para ese tornillo mejor un destornillador pequeño… para el otro uno largo…

    Luego tenemos cajitas de plástico para ir poniendo los componentes pequeños o los tornillos o arandelas que no hemos usado todavía.

  4. Primer arranque

    Una vez está todo montado vamos a hacer el primer arranque. Y aquí abrimos bien los ojos y los oídos. Muchas veces un PC no arranca a la primera. Pero esto ya es una señal de que hay que probar más a fondo. Luego contaré un caso de estos. Si un PC no arranca a la primera empezamos a buscar culpables. Si aparece uno claro se cambia y seguir. Una vez resuelto el arranque vamos al siguiente paso

  5. Actualizar la BIOS

    Este paso puede ir antes o después del sistema operativo. Ahora mismo hay muchas placas base que admiten la actualización de la BIOS desde la propia BIOS. Si es así actualizamos si hay una versión más moderna.

  6. Fijarse mucho en la instalación del sistema operativo

    Mientras instalamos el sistema operativo nos fijamos mucho en como responde el PC. Por ejemplo, si el tiempo que ha llevado la instalación es congruente con el hardware que hemos montado. Normalmente un tiempo de instalación excesivo es una señal de alarma. Y si esto sucede casi siempre formateamos y repetimos la instalación. Miramos donde va más lenta la instalación del sistema y eso es otra pista de que algo no funciona como debiera.

  7. Instalar la última versión de drivers de los componentes

    Una vez instalado el sistema, procedemos a ir instalando las últimas versiones de los drives. Sobre todo, de placa base, red y gráfica. Aquí como en el caso anterior podemos tener problemas: drivers que no se instalan o que van muy lentos o que tras la instalación el sistema se vuelve inestable. Esto puede significar error de hardware o en ocasiones problemas de madurez de los drivers.

  8. Instalar batería de software mínimo

    Con los drivers estabilizados empezamos a instalar software mínimo para usar el sistema: varios navegadores, programas para leer pdfs, para abrir ficheros comprimidos… además los vamos abriendo y usando. Aquí como en otros casos el que algún programa vaya lento o dé problemas es una pista de que algo no va fino.

  9. Pruebas básicas

    En la hoja de montaje tenemos un apartado para ir marcando las pruebas básicas de hardware. Serían:

    1. Cambiar la resolución de pantalla
    2. Probar en dos monitores como mínimo
    3. Comprobar todas las salidas gráficas
    4. Probar la tarjeta de red
    5. Probar las salidas de sonido
    6. Comprobar todos los USBs, tanto los de placa como los de la caja
    7. Probar los conectores de sonido de la caja si los lleva
  10. Pruebas con software de stress

    Instalamos software de stress. Según el uso del PC variamos. Nos gusta mucho siempre hacer varias pasadas con el 3DMark y el Unigine Heaven (este más en Linux). Aquí llevamos una estadística para casar el resultado del test con los que ya hemos realizado. Esto también dispara alarmas si el resultado no es parejo al esperado.

    Luego usamos el Prime 95 para comprobar dos cosas: el sistema y los disipadores y el ruido que hará el PC a toda carga.

    Y cuando nos vamos por la noche, dejamos el equipo con el Sandra ejecutándose.

    Pero mientras pasamos los programas de stress nos gusta mirar otras cosas. Por ejemplo, nos fijamos en las temperaturas que alcanza el sistema y en el consumo eléctrico

  1. Comprobar reinicios y apagados

    El PC lo apagamos varias veces seguidas. Aquí hacemos tanto apagados como reinicios.

  2. Revisar arranques en frío y en caliente

    La última prueba es un arranque en frío. Si todo ha ido bien, dejamos el equipo un mínimo de 8 horas desconectado y entonces lo encendemos.

Y por último nos fijamos mucho en las cosas extrañas que pueden suceder. Esto ya no se puede describir fácilmente. A lo largo de los años uno ve enseguida señales de problemas. Cuando notamos algo así, forzamos más las pruebas del componente que parece que no se comporta como debiera.

Y a pesar del tiempo que dedicamos a estas pruebas, todavía se nos escapan equipos con problemas.

Y como esto se ha hecho ya muy largo, dejo para mañana algunas experiencias de problemas detectados a tiempo y otros que no tanto que nos han pasado en los últimos tiempos.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En Hardware

3 Comentarios

  1. Charlie Brown

    9 noviembre, 2018 en 0:10

    Muy interesante e instructiva la explicación, sólo discrepo en un punto: instalar la última versión de los drivers. Por experiencia, he encontrado que muchas veces la “última” versión de los drivers no siempre es la mejor, en mi caso, lo que siempre hago es instalar primero los drivers recomendados por el fabricante para el S.O. en cuestión (siempre que existan, claro) y ya luego, comprobado que todo funciona correctamente, actualizo los drivers a su última versión. Te aseguro que con eso me he ahorrado un montón de dolores de cabeza sólo regresando al driver anterior; sin contar que a veces hay combinaciones de componentes que sólo funcionan con una versión específica de los drivers (muy frecuente en ATI); any way, muchas gracias por describir un procedimiento que ya me intrigaba, como a otros lectores.

    Responder

    • tendero-digital

      9 noviembre, 2018 en 19:15

      Charlie: ya comento que es una prueba que a veces tiene marcha atrás… nos pasa a veces. Pero nos sirve para saber qué sucede con los últimos drives, porque cuando el PC llega a manos del cliente, a pesar de que avece la advertimos, puedque que actulice (o se actualicen solos) y entonces sabemos el motivo

      Responder

      • Charlie Brown

        9 noviembre, 2018 en 20:36

        Pues vale, tienes razón, por dos caminos diferentes llegamos al mismo lugar. Ya también me ha pasado que a pesar de las advertencias (y de configurar que no se actualicen automáticamente los drivers), el cliente o un cuñado, como dicen ustedes, termina actualizando y formando un desmadre, y lo peor es que te llaman diciendo “pero si yo no he tocado nada…” y ahí es donde ponen a prueba mi paciencia, que no es mucha.

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

·         Responsable: Changlonet S.L.

·         Motivos del tratamiento: controlar el spam, gestionar los comentarios, información al resto de usuarios

·         Legitimación: tu consentimiento

·         Comunicación de los datos: no compartiremos tus datos con otros, excepto por obligación legal

·         Tienes los derechos de: acceso, rectificación, portabilidad y olvido

·         Contacto: correo@changlonet.es

·         Información adicional: más en nuestra política de privacidad

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Errores en PCs descubiertos antes y después de la venta

Ayer os hacía un pequeño resumen de como tratamos de que los PCs que salen de la tienda es…