Inicio A por ellos No les votes si no hablan en tu idioma

No les votes si no hablan en tu idioma

5 minuto leer
19
0
49

  Hay días en los que uno se pone a escribir una entrada para el blog y ve con horror, que alguien le ha tomado la delantera y ya ha publicado una entrada sobre el mismo tema. Eso es malo, pero peor es que entonces al bajar al siguiente tema de la lista, vemos que también hay otro blog que en los últimos días ha hablado de lo mismo.

Pero ante tamaña mala suerte, no hay que desesperarse. Hablaremos de los dos asuntos juntos a la vez. Y de paso enlazaremos a los compañeros que han sido más rápidos.

El otro día me enviaron un correo electrónico (fue el Salmón, amigo, cliente y a veces comentarista del blog el remitente). El título del correo me gusto: «Podría pasar cualquier día». Pero Jomaweb ha publicado en su blog ya una entrada sobre este asunto. Si sóis de los que sufris a diario el ataque de los consultores que hablan en su propia lengua, no tiene desperdicio. Podemos ver como para vender humo, hay que hablar en algo que parezca inglés (porque tampoco lo es) y en una jerga inenteligible. 

Así que cuando vi que ya no podía hablar de consultores que ni ellos mismos se entienden, pues decidí escribir algo sobre el movimiento no les votes. De entrada no me parece mala idea la movilización de la sociedad para denunciar la partitocracia (que no democracia) en la que vivimos. Eso de que por votar cada cuatro años, estemos controlando algo a nuestros polìticos, suena a chista muy malo. 

Pero lo que no me convence del moviemiento no les votes, es la falta de alternativa. Es decir no me gusta la negatividad y la falta de alternativa. Como punto de arranque para denunciar la situación actual de nuestra política, está bien. Pero deberíamos pronto plantear el siguiente paso, que sería el a quién votar. Ricardo Galli, ha escrito una entrada hablando justamento de ello. Ricardo se plantea a quien entregar su voto en las próximas elecciones.

Pero yo me planteo ir un paso más allá. Creo que no es tanto la importancia del voto, el quien votor a quien no votar, sino el que deberíamos plantearnos el cambio del sistema de votación. Ahora mismo el gran problema de nuestro sistema económico-jurídico-político-comunicativo (esto si que es una superestructura de las que le gustaban a Marx) es justamente ese, que es una máquina de matar ilusiones y posibilidades de regeneración. Solo desde fuera del sistema podemos plantearnos su regeneración. Así que después del no les votes, deberíamos saltar al «Como cambiar». Hay que romper la partitocracia que cierra el camino a nuevas ideas y para ello, nada mejor que usar la potencia de las nuevas herramientas de comunicación que tenemos en nuestras manos. Eso si, antes de que el sistema nos las cierre con la cualquier ley Sinde II o semejante.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En A por ellos

19 Comentarios

  1. MuchaPicha

    4 abril 2011 en 8:38 am

    Como que los politicos van a permitir algun tipo de cambio en ese sentido…

    A lo mejor si se «lia parda» como en Libia y otros paises, pero solo a lo mejor…

  2. Kapisketo

    4 abril 2011 en 9:58 am

    El principal problema para cambia la «partitocracia» que comentas es el sistema de utilizar la ley D’Hont que fue diseñado para que a narices no podamos tener más que un par de partidos políticos con voz. Pero como para cambiarlo hace falta que lo quiten los que están mandando, que justo son los principales beneficiados…

  3. Latiasbe

    4 abril 2011 en 11:28 am

    Muchos de estos problemas se solucionarían si aceptaran de una buena vez adoptar el sistema de listas abiertas, o sea que el votante no está obligado a votar una lista completa (cerrada) donde van una panda de inservibles colados detrás de unas pocas cabezas.
    Si cada uno pudiera conformar su propia lista al votar se eliminarían muchos sinvergüenzas.

  4. Nico

    4 abril 2011 en 11:32 am

    Amigo Tendero, los movimientos al margen del sistema no han conseguido nada nunca en los países de nuestro entorno. Los verdes en Alemania, sí que consiguieron cositas cuando se presentaron como partido y consiguieron el estatus de bisagra. Por no hablar de que la ley electoral sólo la puede modificar el parlamento, y con una mayoría cualificada… la pescadilla que se muerde la cola.

    Los dos problemas que creo que tenemos son: 1) que los partidos que quedan después de eliminar a los de nolesvotes tienen toda la pinta de ser iguales a los eliminados, y 2) que no es tan sencillo plantearse montar un partido específico para «gente como nosotros» sin cagarla a las primeras de cambio.

    Si lo que quieres son alternativas, te propongo una para atacar el primero de los problemas. Se trata de crear una «plataforma» que recopile una lista de mínimos para que los partidos aspirantes se posicionen, algo así como un cuestionario para ver si «lo pillan». Naturalmente habría que redactarlo de tal forma que no se puedan escapar con respuestas vagas, sino que tengan que mojarse. No es que tengan que sacar un pleno, pero al menos que tengamos una idea de lo que votarían en el parlamento cuando se planteasen las cuestriones interesantes.

    Para la posible creación de un partido, la cosa se complica. Leyendo (por encima, y no he llegado al final) el artículo de Galli, me ha sorprendido hasta qué punto coincido. Pero aunque hubiera una cantidad grande de gente dispuesta a *votar* un ideario como ése, es muy distinto el conjunto de personas que estarían dispuestas a *formar parte* de un partido nuevo. Ese grado de compromiso probablemente atraería a gente bastante más radical, con un ideario distinto. Y si lo piensas bien, ocurriría lo mismo con la gente que se sumaría a un movimiento «al margen del sistema» como el que propones.

  5. Armando

    4 abril 2011 en 1:10 pm

    Amén Hermano.

    Quizá una cifra suficiente de abstencionistas (60%, 70%??) presione hacia un replanteamiento del sistema político y, por una vez, tenga en cuenta la participación del ciudadano en su elaboración?

    • MuchaPicha

      4 abril 2011 en 1:40 pm

      Si hay tal nivel de abtenciones gana el que mandaba antes de las elecciones y le importa «3 pimientos fritos» que hayan votado mas o menos personas ya que se pasaran 4 añitos mas «chupando del bote»…

      • Curro

        4 abril 2011 en 1:48 pm

        Completamente de acuerdo. Además con tu complicidad. 🙁

        • Armando

          14 abril 2011 en 7:36 pm

          Ese nivel de participación haría insostenible el sistema político. Cambiaría. Y eso es algo que nada tiene que ver con tu complicidad o la mía.

          No es un trabajo de cuatro años, ni siquiera de cuatro comentarios en blogs.

  6. Curro

    4 abril 2011 en 1:47 pm

    La abstención no es la solución. Si te abstienes perjudicas a los pequeños partidos, y van a ganar igual los de siempre (con tu complicidad).

    Lo que pretende el movimiento #nolesvotes es el voto a otros partidos distintos (ni PP ni PSOE ni CIU). Está claro que sería interesante que el sistema de elección fuera con listas abiertas, que la circunscripción electoral no fuese la provincia y cambiar lo de la ley D’Hont pero Roma no se conquistó en dos días.

    Desde luego, con los partidos que tenemos actualmente en el gobierno no vamos a conseguir cambiar todo eso (no les interesa). Hay que darle poder a otros para intentar conseguir esos cambios.

  7. ErPepe

    4 abril 2011 en 2:38 pm

    ¿Y porqué tengo que votar a alguien para que me represente teniendo al ‘original’ a mano?
    En la era de la comunicación e internet, los intermediarios están sobrevalorados.

    • tenderodigital

      4 abril 2011 en 5:22 pm

      Por aquí es por donde iba mi razonamiento. Si tan bueno es eliminar al intermediario en tantas otras facetas de la vida… porqué no hacerlo ya en la política. Tenemos los ladrillos, pero nos hacen falta los plano y sobre todo la voluntad de empezar a hacer algo diferente, sin tanta medianía entra las ciudadanía y las decisiones.

      O por lo menos ir paso a paso. Tal vez cambiarlo todo al principio se imposible, vamos a usar la tecnología para el control del gasto y de las leyes. Vamos a saber a favor de quien se legisla y que y a quien se compran cosas con el dinero público. Y conocer las cuentas de las empresas que se benefician de esos contratos… con eso solo ya haríamos una buena regeneración

  8. Mr Tambourine

    4 abril 2011 en 2:45 pm

    El nivel de participación en esta entrada de blog indica el alto nivel de hartazgo del personal. Para las próximas elecciones o nos lavan el cerebro convenientemente o va a haber voto de castigo a mansalva. Yo no digo que no se lo merezcan, pero ojo que lo que se vote va a haber que mantenerlo cuatro años. Y bastante nos cuesta aguantar la ineptitud de los partidos que se suponen preparados para ejercer el gobierno como para sostener a unos aficionados.

    • MuchaPicha

      4 abril 2011 en 3:11 pm

      ¿9 comentarios (que son los que hay antes del tuyo) ya es un nivel de participacion tal para sacar conclusiones?? Me parece a mi que ni de coña…

      A lo mejor NO habria que aplicar el refran de «mas vale malo conocido que bueno por conocer» y dar un oportunidad a otros (aunque me temo que sera mas de lo mismo y solo miraran por su propio bolsillo, el poder corrompe y eso es incuestionable).

      En cualquier caso, yo dudo muchiiiisimo que no salga uno de esos 2 partidos, pero mucho mucho mucho…

  9. Kapisketo

    4 abril 2011 en 4:11 pm

    Sinceramente, visto lo visto hoy en día pienso que nolesvotes no resultó ser un nombre demasiado afortunado y habría sido más fial un votaaotros. Porque ya sabemos como es la gente, sólo se quedan en los títulos y luego piensan que lo que se defiende es el absentismo

  10. Kullman

    4 abril 2011 en 4:52 pm

    Yo tengo claro que no LES voy a votar, pero que si voy a votar en estas elecciones, en principio a los independientes de mi ciudad, Ferrol, que aunque son afines al partido popular chocan en no pocos puntos con ellos.

    Por cierto, que esto son las elecciones municipales y estoy seguro que en muchos municipios van a salir partidos diferentes a esos dos que comentas.

  11. chamaruco

    4 abril 2011 en 6:17 pm

    Lo triste es cuando miras las opciones y te dan ganas de llorar…

    Yo veo lo que tengo aquí para las municipales y me dan ganas de irme a vivir al pueblo, que pasa poco más o menos lo mismo, pero le puedo dar dos voces al alcalde por la calle si la lía parda. Qué triste por dios. Los que estaban antes que estos mal. Los que están ahora se han dedicado a que los otros parezcan casi hasta buenos gestores y todo. La tercera fuerza en discordia ha dejado bien clara esta legislatura que es como para no confiar en ellos… y a los que no están representados sólo les faltan las panderetas. Terrible panorama.

    Baste decir que el «proyecto estrella» del alcalde (a mí me gusta llamarlo la pirámide de Keops) que no tiene ni pies ni cabeza, no tuvo contestación por parte de la oposición hasta que un día, pasado ya un tiempo, resulta que escucho en «el arradio» que por fin habían dicho algo… coño, ni las comas cambiaron de un post mío… ni las comas. Qué triste.

    Dan ganas de ser finlandés o algo así, coño.

  12. Jose

    5 abril 2011 en 8:04 am

    Recordad que votar en blanco no sirve de nada ya que los escaños que corresponderían a esos votos en blanco se reparten entre los partidos.

  13. Ozuquelio

    6 abril 2011 en 1:04 am

    El problema de la política actual es consecuencia directa de que la ciudadanía ha dejado la «Política» exclusivamente en manos de los politicos (sic).
    Recordemos que todos los que actualmente estan en escena provienen
    de la endogamia de los propios partidos.
    Latiasbe tiene razon. Solo con listas abiertas de puede solucionar
    el deplorable panorama que es la politica actual.
    Los politicos «profesionales» no van a contemplar las listas abier
    tas hasta que no tenga lugar una manifestacion tipo Egipto o Tunez
    de varios cientos de míles de personas.

  14. thisisbrainstorm

    12 abril 2011 en 11:48 am

Mira además

Responsabilidad invisible

Leo hoy un artículo de Méneme que ha llegado a la portada: La culpa es de nadie (no en mi …