Inicio Clientes Esto es importantísimo, es imprescindible

Esto es importantísimo, es imprescindible

6 minuto leer
11
0
42

mi vida y el futuro de la humanidad dependen de poder abrir ese fichero, la felicidad de mi matrimonio va ligada a poder volver a ver esas fotos, si no consigo abrir esa Excel, mi empresa quiebra, me van a suspender la carrera, el master, si no puedo ver esos documentos otros vez…

Disco roto muerto

Frases como las anteriores podemos escuchar todas las semanas, como mínimo un par de veces. Casi siempre por teléfono y en menos ocasiones en vivo. Por ejemplo, hace unos días:

– Tienda del Tendero, dígame

– Tengo un directorio en el portátil, donde habían guardados unos 20 ficheros de pdf y ahora no se abren.

– ¿Pero falla el Adobe Acrobat al abrirlos o no están los ficheros?

– No sé, antes llegaba aquí y tenía ficheros y ahora no están. ¿Me dices como los puedo recuperar? , es que los necesito para un trabajo muy importante, son ficheros con unos datos irreemplazables.

– Tendríamos que ver el portátil y comprobar si es un fallo del disco, si los has borrado sin darte cuenta, si los tienes en la papelera de reciclaje. Tráenos el portátil al taller y te lo revisamos.

– Pero eso, ¿Cuánto me costará?

– No lo sé, depende del tiempo que le dediquemos, tendríamos que verlo antes.

– No, creo que no eran tan importantes

Estos son los clientes que creen que por teléfono gracias a nuestro poderes de curación a distancia y gratuita, podemos arreglar cualquier cosa.

Luego están los que vienen en vivo. Te traen un pendrive, una disco duro externo o una tarjeta de menoría. Allí estaban guardados los datos de su vida, de su empresa… y ahora no están. Están todos muy agobiados, los recuerdos de una vida, la contabilidad de la empresa, los apuntes de la carrera… todo perdido.

Entonces les abrimos una ficha de reparación y revisamos el soporte. Hay casos en los que podemos recuperarlos nosotros y en otras ocasiones, pues debemos enviarlos a un servicio especializado. Allí nos hacen el presupuesto. Cuando tenemos el presupuesto elaborado, llamamos al cliente. Cuando éste ve lo que cuesta recuperar sus datos, reflexiona:

– Bueno, yo creo que la fórmula del motor de agua, ya la descubrirá otro.

– Llamaré a mi cuñada, a ver si me dibuja a carboncillo los mejores momentos de mi boda

– No creo que mi hijo se frustré en el futuro, por no ver fotos de sus últimos doce cumpleaños ni de su comunión, ni cuando gano su primer partido de fútbol, y además a lo mejor se avergüenza de cuando su madre los disfrazo de Pantera Rosa en carnaval, creo que ha sido una señal divina perder todos sus recuerdos gráficos.

– Mi mujer decía que había salido gorda en las fotos de la luna de miel.

– Siempre puedo estudiar otra carrera, no me veía yo siendo abogado/médico/arquitecto… toda la vida

– Bah, no creo que Hacienda me pida nunca las facturas de estos últimos años

Así que antes nos agobiábamos nosotros en el taller cuando llegaba un cliente con alguno de estos problemas. Mirábamos nosotros con mucho cuidado el soporte, llamábamos al servicio de recuperación. Pero hace más de un año que ningún cliente contrata el servicio. Y ahora nos lo tomamos con más relajo, porque al final, parece que nada es tan importante como parecía.

Y por supuesto, no hay forme de venderles a nadie de estos afectados por pérdidas de datos, ni un mísero disco duro externo; no digamos ya nada de un NAS.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En Clientes

11 Comentarios

  1. Alfredo

    4 octubre 2013 en 10:15 pm

    Qué cierto.
    El problema es que antes tenías un disco duro de 40 megas (así fue el primero mío) y con unos disquettes y un de cds ya lo tenías todo. No había películas de 4 Gb, ni millones de fotos de vacaciones, cada segundo de vida de los niños ni chorradas de esas, tampoco teníamos la discografía completa de los Beatles ni un mix con las mejores canciones de los 80, la contabilidad de la empresa cabía en un par de disquetes antes de que sacaran programas más y más grandes con bases de datos absurdamente gigantescas para guardar texto.
    Ahora si tienes un disco de 1Tb necesitas otro disco de 1Tb para guarda todo lo “importante”, eso aún se lo puedes hacer comprender a las empresas, aunque las pequeñas no reaccionan hasta que pierden algo. Un particular no va a comprarse dos discos duros y uno solo poder hacer copias. Y ni hablemos de RAIDS.

  2. Fernando

    4 octubre 2013 en 10:17 pm

    Pues yo debo de ser un bicho raro. Tengo todo almacenado en un NAS y, a la vez, replicado en un NAS idéntico que guardo en casa de mi suegra y que sólo lo traigo por aquí cuando los sincronizo.

    Un saludo,

  3. thisnameisfalse

    5 octubre 2013 en 9:56 am


    Siempre puedo estudiar otra carrera, no me veía yo siendo abogado/médico/arquitecto… toda la vida

    Jajajaja, muy bueno

    • MuchaPicha

      5 octubre 2013 en 10:51 am

      Si alguien para ejercer la profesión estudiada necesita de sus apuntes el resto de la humanidad agradeceremos que se dedique a otra cosa….

  4. UnLector

    6 octubre 2013 en 9:05 pm

    Sé que para vosotros es mejor (económicamente) vender un NAS o sistemas similares, pero aún así si hay un robo, incendio, inundación o cualquier cosa (que no es tan descabellado) pierdes todos los datos que tenías.

    Desde hace tiempo vengo usando BackBlaze y pago unos 5 dólares al mes, que son menos de 4€/mes, y tengo todos mis datos perfectamente copiados es un servidor de USA, donde además ellos mismos hacen otro backup en otro centro de datos.

    No tiene límite de GB (yo ahora mismo tengo unos 3TB de datos de mi trabajo y cosas personales: fotos y demás), amén de que no hay que preocuparse de nada (es lo que más me gusta) instalas el programa suyo, inicias sesión y él solito hace todo.

    Algunos colegas usan DropBox y servicios similares, pero aparte de que cobran el precio de cada giga más caro que la mejor tinta de impresora que haya en el mundo, tienes que andar haciendo el backup “a mano” o andar buscando algun software que te lo copie automático.

    De momento no he encontrado nada mejor.
    Un saludo y sigan luchando contra los lusers!

    • Diego

      7 octubre 2013 en 11:15 am

      Tampoco puedes infravalorar soluciones diciendo que a un disco duro externo o un NAS les puede pasar algo, y luego poner por las nubes un servidor en USA. ¿Un servidor en USA no se puede tambien quemar o pasarle cualquier otra perrería?

      Si te preocupas de hacer una copia de seguridad, y fallan a la vez los datos originales y la copia por la razón que sea…. tienes muy mala suerte.

      • Jesús Jiménez

        7 octubre 2013 en 1:50 pm

        Partiendo de que todo puede pasar en esta vida, me parece bastante más probable que se te rompa el ordenador y el NAS externo a la vez (por ejemplo en un incendio, inundación o subida de tensión), que que justamente el mismo día en que has perdido los datos de tu PC se les haya incendiado el datacenter en EEUU más allá de la recuperación.

        Está claro que, como fiable, es mucha mejor solución tener las copias externalizadas, y si puede ser en otro continente, pues mejor. Otra cosa es que, en el día a día y para cosas de andar por casa, con un NAS para copias baste y sobre.

    • Jesús Jiménez

      8 octubre 2013 en 9:42 am

      Pues mirando cosas sobre BackBlaze he descubierto Crashplan, que es parecido, y además tiene cliente para linux.

      Gracias por el apunte!

    • tendero-digital

      9 octubre 2013 en 8:12 pm

      Hay soluciones parecidas, nosotros tenemos un cliente que tiene un NAS en España y otro fuera de España. Y cruza los datos de uno con el otro… doble seguridad y los datos son suyos. Y al final el precio no difiere mucho de un servicio externo, con la ventaja de que los datos están siempre en sus máquinas.
      Y yo hago algo parecido.
      Pero esta claro que lo mejor es la diversidad y que cada uno escoja lo que más le guste. Eso si, siempre recordando que hay que tener alguna copia de los datos, por lo que pueda pasar.

  5. Jesús

    7 octubre 2013 en 9:06 am

    No hay problema, si algún día hacen falta esos datos para algo, se dice “ha sido un fallo informático” y todo el mundo contento.

  6. Alejandro Valdezate

    18 octubre 2013 en 10:37 am

    Todo es futil, nada es importante.

    Cobrar es una buena forma de discriminar la información importante de la que no. Cuando es gratis todo es importantísimo como bien dice el título del post.

Mira además

La multiplicación de las averías

El otro día tuvimos un caso en la tienda de algo que nos pasa mucho: la multiplicación de …