Inicio Clientes La randa nos sacará de la crisis

La randa nos sacará de la crisis

7 minuto leer
19
0
104

Otros años, por estas fechas teníamos un aumento de ventas de lápices de memoria USB en la tienda. Bueno y también algún que otro ordenador (sobre todo portátiles). La razón del aumento de actividad, era que se iniciaban las clases de informática en la Escuela de Adultos.

Pero este año, no hemos hecho ninguna venta por este motivo. El otro día se pasó por la tienda un cliente que el año anterior nos había comprado un portátil, ya que se había matriculado en los cursos de informática para adultos y quería practicar en casa.  El cliente venía a llevarse tinta para la impresora. Y mientras le cobrábamos, nos comenta:

–          ¿Habéis visto lo que han hecho este año con los cursos de Nuevas Tecnologías para Adultos?

–          No, ¿qué ha sucedido?

–          Pues que no hay cursos, los han eliminado.

Mi socio por detrás dijo:

–          La crisis y los recortes, que no perdonan

–          Que va (dijo el cliente), no es eso.

Y el cliente nos fue contando el motivo real. Resulta que el profesor de los cursos los años anteriores, estaba de baja. Nada grave, solo que tenía un embarazo avanzado y además de la baja, pues iba a pedir una excedencia.  Por lo tanto no iba a estar disponible para dar clases en todo el curso. Empezaron a buscar un sustituto, pero parece que al Director del Centro no le convencían ninguno de los candidatos. Así que sin problemas, había clausurado los cursos de informática para el próximo curso. Y decía el cliente, que esperaba que la profesora no pidiese más excedencia o no se volviese a quedar embarazada, sino nunca más se volverían a impartir las clases de informática.

Pero lo que realmente soliviantaba al cliente, era que mientras él trataba de matricularse en los cursos de Nuevas Tecnologías, veía el funcionamiento interno de la Escuela de Adultos. Se trata de un nuevo centro, construido gracias al Plan E. Es un edificio moderno, a la última. El presupuesto para su construcción, superó el millón y medio de Euros(como nos recuerda un enorme cartel a la entrada). Por cierto, 300 millones de pesetas para un edificio que con suerte está abierto 500 horas al año (aunque eso es otra historia). El primer año de su entrada en funcionamiento, los cursos de informática no se pudieron impartir en las nuevas instalaciones. Resulta que no tenían luz eléctrica instalada (parece que el Ayuntamiento debía mucho dinero a la compañía suministradora y ésta para presionar, pues no autorizó la conexión a la red de los nuevos edificios) así que se fueron de prestado a unas aulas mucho más antiguas, compartidas con un Instituto. Cuando por fin se resolvieron los problemas, estrenaron unas aulas modélicas en cuanto al equipamiento: proyectores, PCs modernos, con arranque dual con Linux y Windows, Wifi en toda el aula, por si alguien se quería llevar su PC, una impresora en red… y parecía que todo iba a ir como la seda.

Y este año, estas modernas aulas, pues se quedan cerradas. Pero el cliente apuntaba, que los cursos de Randa, esos no tenían ningún problema. Este año el profesor estaba de baja (problemas de la edad) y enseguida habían contratado a otro. Y allí teníamos a todo el mundo aprendiendo a hacer bolillos.

La randa (o encaje de bolillos) es una forma de hacer adornos, típica de mi zona. Yo recuerdo cuando era niño, a mi abuela haciendo estas tareas. Era algo muy pesado y que consumía muchas horas. Al final, las mujeres podían ganar un pequeño sobresueldo confeccionando puntillas, colchas, tapetes… Pero se le tenían que dedicar muchísimo tiempo. Yo recuerdo las tardes de verano, donde veías a gente mayor, dándole a los bolillos sentadas en sillas de mimbre, a las puertas de la casa. Yo siempre me asombraba de la velocidad a la que mi abuela movía sus dedos y como podía ver los complicados diseños, ella que apenas veía por un ojo.

Pues nada, nuestras autoridades educativas han pensado, que para salir de la crisis, las Nuevas Tecnologías (treinta años para ellos todavía es nuevo) son muy complicadas. Que mejor invertir nuestro parco presupuesto en cosas más seguras y tradicionales como la randa.

Bueno y dejaré para otro día lo que piensa mi cliente (y yo suscribo) de los cursos de danzas populares y bailes de salón, que para eso tampoco falta presupuesto

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En Clientes

19 Comentarios

  1. Jesús

    6 noviembre 2012 en 9:53 am

    Me parece que estás mezclando un poco la velocidad con el tocino, ya que no tiene nada que ver un curso de informática con otro de danzas populares, de salón, o de randa. En el primer caso hace falta mucho material, bastante caro, y un profesor cualificado. En el resto de casos, el único material es una sala de cualquier tipo (según la hora no hace falta ni electricidad), y un profesor sin ninguna titulación especial, más que saber bailar/coser más o menos bien.

    Que sí, que está muy mal que tengan todos esos equipamientos sin uso y que por dejadez no haya cursos de informática, pero arremeter contra el resto de cosas, que están en otra liga, no viene muy a cuento.

    • Zilashkee

      6 noviembre 2012 en 10:29 am

      Ya bueno, estan en otra liga, pero tal y como yo lo veo, el ayuntamiento de turno, hizo un desembolso enorme para hacer el edificio y equiparlo… ahora no se gastan dinero en el sustituto, porque? porque el gasto grande ya está hecho… me explico, que lo que se tenia que mojar ya se ha mojado… y ahora, pues interesa más tener contenta a la gente y aborregarla tirando de la cultura popular, llamese randa, bailes tradicionales y furgol, asi se tiene a la gente y callada y no se dan cuenta que nos hemos gastado un paston en un edificio cerrado, por cierto, el edificio lo hizo el primo de alguien?

      • Macross

        6 noviembre 2012 en 2:49 pm

        Tipico de muchos lares, una obra gigante para aparentar, con un cartel incluso mas grande, indicando montos, fechas de inicio y de fin, claro que la fecha “fin” termina con varios retoques… y cuando la obra se termina (que en mi pais esto no pasa pero veo que en España a veces se equivocan y cumplen con las obras) llegan unos señores de traje, sacan fotos, sale en los medios, y despues nadie mas se acuerda. Pero los carteles siguen ahi.

        P.D: En mi ciudad hay un cartel prometiendo un acceso (bastante importante en la zona de industrias) de hace mas de 8 años, lo único que han cambiado es la fecha fin, si total los nombres de los responsables son los mismos..

    • tendero-digital

      6 noviembre 2012 en 1:50 pm

      La mezcla no es heterogénea. Se trata del centro público que proporciona educación para adultos. Y se trata de una elección. Si preferimos formar a la gente en cosas más útiles que tal vez les sirvan para cambiar, buscar trabajo, mejorar en el suyo… o bien nos dedicamos a entretener a la gente. Esa es la clave. Y gastarse el dinero escaso para enseñar aficiones… pues no lo veo claro.

  2. chamaruco

    6 noviembre 2012 en 2:04 pm

    Qué vamos a pedir cuando la cultura media de los que mandan es tan escasa y en tecnologías directamente es inexistente. Hace unos años trabajaba yo de monitor de informática en una situación hasta cierto punto similar; al finalizar el primer curso, que se dió como buenamente se pudo, pasé un informe -obligatorio para mí- en el que expuse que era casi imposible dar un curso como el que se pretendía con ordenadores de principios de siglo y no precisamente de los potentes de la época, baste decir que lo más potente que había era un AMD K7 a 900MHZ con 128MB de RAM, por no hablar de los maravillosos monitores CRT de 14″.

    Pues bien, para eso no había dinero, pero se gastaron como el doble de lo que hubiera costado modernizar adecuadamente ese aula (que tampoco hacía falta mucho, con unos equipos de los normalitos hubiera sobrado) ese mismo ejercicio en auténticas soplagaiteces que no servían para nada. Por no hablar del sonrojante presupuesto que se dedicó al taller de fotografía (tradicional, de la de película)… no sé que harían con el pastizal que les dieron, pero espero que se lo gastasen en alcohol del bueno, porque yo no vi que se comprase una ampliadora por alumno (y con el presupuesto daba de sobra) y las cámaras las tenían que “llevar puestas de casa”.

    Yo no veo mal que se dedique dinero a cuestiones culturales; de hecho pienso que son precisamente las instituciones las que tienen que velar porque ese tipo de formas cuturales se mantengan y no caigan en el olvido. Lo malo es cuando se dedican presupuestos absurdos a este tipo de actividades y olvidamos las de formación en nuevas tecnologías… que es lo que suele pasar. Y así nos va, claro.

  3. Kullman

    6 noviembre 2012 en 6:12 pm

    Digo yo, que si el profesor ha pedido una baja por embarazo, sera profesora ¿no?

    • Kullman

      6 noviembre 2012 en 8:34 pm

      Me refereria a esto, tendero.

      “Y el cliente nos fue contando el motivo real. Resulta que el profesor de los cursos los años anteriores, estaba de baja. Nada grave, solo que tenía un embarazo avanzado y además de la baja, pues iba a pedir una excedencia.”

      • tendero-digital

        6 noviembre 2012 en 8:50 pm

        Con el tema de las formas femeninas y masculinas de las profesiones… pues para mi casi es un neutro.

      • tendero-digital

        6 noviembre 2012 en 8:52 pm

        Tienes razón, no es cuestión de ser grandes genios, sino de ir viendo la utilidad práctica de los digital. Y sobre todo no quedar descolgado de la potencia para las comunicaciones que tienen estas tecnologías modernas y que no se queden en un rincón.

  4. lotas

    6 noviembre 2012 en 8:03 pm

    Por lo que tengo visto, tampoco creo que esos cursos de informática para adultos tengan un nivel para tirar cohetes. Donde vivo, suelen tener un nivel subterráneo.

    • tendero-digital

      6 noviembre 2012 en 8:18 pm

      Esa es otra historia, pero menos da una piedra.

    • chamaruco

      6 noviembre 2012 en 8:36 pm

      Yo te puedo decir que de alguno de esos ha entrado gente mayor a la que le daba miedo darle a las teclas (y no es una metáfora, era literal) e iba medio obligada… y ha salido haciendo videoconferencias con sus hijos por skype, manejando el correo electrónico, sabiendo buscar contenido en google y leyendose todos los periódicos que quería…

  5. Un dietista

    7 noviembre 2012 en 1:36 am

    Yo soy de la opinión de que esos cursos no deberían de estar subvencionados. Si un jubilado quiere aprender a usar el Messenger o el Internet Explorer, que lo pague de su dinero si le interesa. ¿Cuántos de las personas que hacen esos cursos que pagamos entre todos sacan un provecho real? Además será para aplicarlo en su vida personal.
    En general, estoy en contra de las formaciones totalmente gratuitas a las que acuden, en su mayoría, personas que no van a sacar ningún partido práctico de ellas más que añadir una línea en su CV o pasar un rato.
    Si los cursos “gratuitos” (que los pagamos de nuestros impuestos) pasaran a tener un coste de 20€, ¿cuánta gente acudiría a ellos?

    • Land-of-Mordor

      7 noviembre 2012 en 10:24 am

      Pues yo no veo mal que existan. Se le da un “aliciente” a un sector privado que vivió muy bien cobrando a precio de oro cursos sobre windows, internet y office en plan abir y guardar archivo. Encontrar cursos sobre temas específicos o con niveles más avanzados era tarea harto difícil. Desde que se empezaron a ofertar en centros de mayores y en otro tipo de instituciones cursos “para lo básico” las academias de turnos se han tenido que batir más el cobre y ofrecer lo que antes no se ofrecía. Porque claro, se vivía muy bien con el mínimo esfuerzo y el máximo beneficio.

      “…Si los cursos “gratuitos” (que los pagamos de nuestros impuestos) pasaran a tener un coste de 20€, ¿cuánta gente acudiría a ellos?…”

      Para asistir a muchos de estos cursos en muchos ayuntamientos, al igual que para hacer uso de las instalaciones deportivas municpales, suele ser necesario pagar una tasa, simbólica, pero pagar se paga algo. Eso sí, a ciertos colectivos, como los jubilados, se les suele eximir de este tipo de tasas.

      • Un dietista

        7 noviembre 2012 en 12:57 pm

        Generalmente las academias no buscan que la gente aprenda sino cobrar las subvenciones de los cursos. Durante todos estos años ha sido exxxpectacular el dinero público gastado en formación y, ¿ha servido para algo? ¿Alguien cree que en la sociedad actual española falta formación? ¿Alguno de vosotros ha tenido que contratar un perfil que es difícil encontrar y que mediante estos cursos sería posible conseguir?
        Vivimos en una sociedad de titulitis donde la gran mayoría de ellos sólo sirven para decorar paredes y ocupar líneas en un CV. Existe una sobreformación que no se pone en práctica ya sea porque no existen empresas que necesiten estos perfiles o incapacidad de poner en valor los conocimientos recibidos.
        Eso sí, si queremos seguir subvencionando las academias y que los jubilados nos sigan votando porque les hacemos unos cursos, adelante.

        • chamaruco

          7 noviembre 2012 en 1:53 pm

          Creo que mezclas dos cosas diferentes.

          Esto son cursos “sociales” que suelen ofrecer ayuntamientos, la mayoría de las veces de núcleos rurales, a sus habitantes. No se trata tanto de formar para la vida laboral como de adecuar a personas de cierta edad que se han encontrado de golpe en un mundo digitalizado que no comprenden. para los que nacimos de los 70 en adelante, nos puede chocar que la gente más mayor no se capaz como lo somos nosotros de estar en contínua adaptación frente a las novedades tecnológicas, ellos sencillamente recibieron formación en su momento para un “mundo” estático, que no vivía la vorágine de actualización tecnológica que tenemos nosotros; esto hace que mucha gente de cierta edad, que no ha tenido acceso a formación en nuevas tecnologías, se encuentre a veces con dificultades incluso para manejar el televisor de su casa. A estas alturas, este tipo de cosas en ciertos aspectos es comparable a ser analfabeto funcional.

          A mí no sólo me parece buena idea, sino que me parece deseable que se oferten.

          Tampoco se mueve el dinero que se mueve en los cursos de Formación Laboral subvencionados, no tiene absolutamente nada que ver esto con ese otro mundo; ni dependen de academias, ni se cobra un fijo por alumno, ni se percibe subvención ninguna por ellos.

          Conozco, como formador, ambas vertientes, y se parece en que se denominan “curso” y se usan ordenadores… nada más.

          Lo de “el que lo quiera que se lo pague”, en realidad chocha frotalmente con mi manera de ver las cosas, en especial para ciertos colectivos. Muchos me parece que no os dáis cuenta de que la gente que acude a ese tipo de cosas suele ser gente mayor si más recursos que su pensión, que no suele dar para grandes dispendios. Entre otras funciones, en los Ayuntamientos, se tiene la de dar cierto tipo de servicios a sus ciudadanos. Éste es uno de esos servicios. Se va mucho más dinero en chorradas innecesarias y totalmente inútiles, que en estas cosas.

          Sobre lo de que no sirven para nada, ya te digo que te podría presentar gente a la que se lo podrías decir a la cara y luego a ver qué te comentaban. Díselo a mi abuelo, por ejemplo, que con 91 años no se aparta de su Kindle; o se lo cuentas a quien, con 78 años, lloraba a moco tendido el primer día que consiguió contactar por Skype por sus propios medios, con su hijo que vive en EE. UU. y con el que hoy habla a diario todos los días sin necesidad de que le hayan tenido que dejar unas instrucciones que no entiende, o de tener que gastarse dinero en llamadas telefónicas, o de tener que llamar a alguien para que le pusiera el ordenador en funcionamiento…

          Las personas mayores ya no están para tener que pagarse más que lo básico, este tipo de cosas no es algo de lujo, se trata de facilitarles la vida… ellos se preocuparon de sacarnos adelante a nosotros antes. Se trata de devolverles un poco de lo que ellos antes hicieron por nosotros.

          • Un dietista

            7 noviembre 2012 en 6:26 pm

            Pues probablemente tengas razón y estoy confundiendo churras con merinas.

            Es que mi madre se apuntó a un curso de esos hace un par de años y creo que no aprendió ni a usar el ratón. Y mi padre lleva haciendo cursos desde hace 20 años y cada vez que piso por casa no me acerco a su ordenador porque seguro me toca arreglarle cualquier desaguisado.

            Pero también es cierto que no sería justo extrapolar estos resultados al resto de los jubilados. Y si algunos de cada curso le sacan un rendimiento y una utilidad y el coste del curso es realista, pues también está bien que se gasten el dinero de nuestros impuestos en una accion social y práctica.

          • MuR3

            7 noviembre 2012 en 10:13 pm

            Amen

        • MuR3

          7 noviembre 2012 en 10:19 pm

          Por esa regla de tres los universitarios deberian pagar el 100% de su silla en la universidad.

          Tampoco todos los matriculados sacan el titulo y muchos cuando lo hacen no ejercen, ¿que hacemos? ¿cerramos las universidades publicas?
          ¿El que quiera un titulo que lo pague en la privada?

          En fin…

Mira además

La adaptación de los mayoristas a esta crisis

Llevamos ya casi dos meses desde que el Covid-19 entró en nuestras vidas. Y su presencia s…