Inicio Clientes De wifis, tabletas y clientes

De wifis, tabletas y clientes

6 minuto leer
10
0
31

Con la proliferación de tabletas, iPads y teléfonos inteligentes con conexión Wifi, estamos teniendo muchas consultas de clientes que nos solicitan sistemas para mejorar el alcance de la señal Wifi de sus routers en sus hogares. 

La verdad es que muchas de estas tabletas tienen más problemas para recibir la señal que otros aparatos. Así clientes que no tienen problemas con el portátil, mediaplayer o el PC de sobremesa, si que sufren cortes y baja calidad de la señal con la tableta. Aunque aquí hay que apuntar que la mayoría no usa el Mediaplayer o el portátil en algunas habitaciones donde si usan la tableta o el móvil inteligente. Pero eso sería para otra entrada. 

A lo que vamos, los clientes que llegan con estas necesidades, se pueden dividir en tres grupos: 

  • Aconséjame, pero me lo instalo yo. La mayoría de nuestros clientes entran en este grupo. Nos preguntan, según la distribución de su vivienda y el equipamiento que ya disponen, y les aconsejamos una mejora de hardware. Esta puede ir desde lo más sencillo que es instalar antenas más grandes en el router actual, cambiar el router por uno más moderno, instalar un repetidor en otra parte de la casa, combinar un sistema de red por cable eléctrico más un punto de acceso en el extremo. Además salvo que el cliente nos pida algún hardware muy raro, lo normal es que les prestemos el equipo del que tenemos en la tienda y una vez esté funcionando bien, se lo facturamos.
  • No tengo ni idea, pero quiero que este chisme de 600 Euros, tenga acceso al wifi, así que haz lo que tengas que hacer. Estos clientes son menos, pero por fortuna también los tenemos. No saben ni lo que es un Wifi, ni un protocolo de red, ni una antena. Ellos quieren que su nuevo gadget entre a Internet desde toda su casa. Así que miramos el plano de su casa y el equipamiento que ya tienen. Nos vamos un día a su domicilio con antenas, cables, puntos de acceso, repetidores… y empezamos a probar. Una vez conseguida la configuración óptima, le facturamos el hardware y el tiempo que hemos estado allí.
  • Yo soy muy listo, tengo un hierro que vale 600 Euros, así que eso del Wifi debe ser barato. Estos clientes últimamente van en aumento. Suelen venir con un iPad 2 de gama alta casi siempre y nunca habían pisado antes la tienda. Pero no pueden usar el Wifi en casa. Casi siempre vienen recomendados por clientes de los dos grupos anteriores. Es muy común que sean vecinos del primero grupo o amigos de los del segundo grupo. En el caso de venir recomendados por clientes del primer grupo, está claro, el que sabe no quiere pasarse tres días en casa del vecino. En le caso de venir recomendados por el segundo grupo, la recomendación ha sido hecha de buena fe. Bueno a lo que iba. Empiezan a preguntar, que si es mejor un router más potente, que si un repetidor, que si una conexión por cable eléctrico… El otro día tuvimos a tres clientes así. De media vinieron cinco veces a la tienda, nos llamaron tres veces… y al final no hicimos ninguna venta. Pero vamos a ver, la gente se gasta 900 Euros en una tableta y luego no busca a un profesional para hacerla funcionar en casa??? Yo alucino a veces con algunos compradores de gadgets. El otro día un cliente de esos profesionales liberales que te cruje 50 Euros por visita. Estuvo entre llamadas y visitas, como cinco horas con nosotros. Si le habría salido mucho más barato sencillamente pedir que fuéramos a su casa y se lo arreglásemos de primera.

 Así que aquí estamos tratando de buscar algún sistema para localizar a los clientes que solo marean, para intentar no perder el tiempo con ellos. Y poder centrarnos en los clientes que de verdad quieren comprar algo, porque como siempre digo, nosotros no vivimos del aire.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En Clientes

10 Comentarios

  1. Pedro

    1 diciembre 2011 en 9:31 am

    Yo, que por temas no profesionales, tiendo a vivir situaciones parecidas, he desarrollado con los años una especie de super-poder que me permite distinguir, en los primeros 5 minutos de relación con el potencial cliente, a aquellos con los hay posibilidades de sacar algo adelante, de los que solo me van a dar problemas.

    Como llevo un tiempo leyendo el blog, estoy casi seguro que vosotros también tenéis un super-poder similar, lo que pasa es que preferís mantenerlo en secreto. 🙂

  2. Kullman

    1 diciembre 2011 en 10:36 am

    Es que usar la tablet cuando para leer cuando estas … en el baño, no tiene precio… pero los azulejos de la pared comen señal que no veas…

    • tendero-digital

      1 diciembre 2011 en 11:53 am

      Y son habitaciones con la puerta cerrada, pocas ventanas, y pequeñas y apartadas….

  3. Ruyman

    1 diciembre 2011 en 4:37 pm

    Pues me vendría bien que expliquen ese super poder, porque a pesar de los años todavía a la primera no los identifico del todo bien y me cuesta decidir el punto correcto para dejar de dar asesoramiento gratis y sin que pueda parecer antipático al que de verdad va a comprar/contratar el servicio…

    • tendero-digital

      1 diciembre 2011 en 7:00 pm

      No hay forma de saberlo, de hecho un día me pongo a recopilar pistas. Y me pasa también cuando son clientes por la red, pero aquí se ve venir antes a la gente y sobre todo se pierde menos tiempo que en el trato en persona. Hay “clientes” a los que ya tenemos en la lista negra, gente que a la tercera vez que entra… pues no pierdes tiempo. Pero cuando es la primera vez es más complicado.

  4. Doc

    1 diciembre 2011 en 10:31 pm

    En muchos hogares, con la leche de tener WiFi, ya nadie se molesta en “cablear” hasta donde esté el ordenador y dejan el Router al lado del teléfono inalámbrico.

    La emisora del teléfono ya se come un buen trozo de señal, luego el baño y la habitación igual están a 2 o tres tabiques por medio, con sus puertas y sus armarios de madera… vamos, que o te llega la señal WiFi de casualidad, o es que tienes un Router que te calienta el café si lo pones entre las antenas.

    Casa 3-4 habitaciones, en una planta… router a una habitación central y listos, que cuesta menos cablear con 2 hilos desde el registro que andar montando repetidores.

    Ojo, en casas con varias plantas la cosa varía, que las antenas centran su potencia en campo de anillo y hacia arriba emiten más bien poco.

    Saludetes! 😉

    • tendero-digital

      2 diciembre 2011 en 11:37 pm

      Tienes mucha razón, el instalador del internet, coloca el router lo más cercano a la entrada de la vivienda. Y el resto que arree después.

  5. jomaweb

    2 diciembre 2011 en 7:21 pm

    Otra opción es la casa “coqueta”, también conocida como “acogedora” (es decir, enana). En mi caso ponga donde ponga el router tengo wifi a toda leche en todos sitios.
    En el baño no he probado. Como dice un amigo mío, soy de los que sólo se asoman al excusado, así que no me daría tiempo ni a leer un email cortito.

  6. macman

    10 diciembre 2011 en 8:08 pm

    No se si servirá de algo, pero yo tengo una casa de distribución alargada, un pasillo de once metros y las habitaciones una detras de otra. El caso es que la entrada del par estaba en un extremo, y el salón y mi habitación en el otro. Con la cocina y el baño en medio, no había manera de tener señal decente, y el asusito (un 900hd) no paraba de perder la señal. Probé a cambiar el firm del router, puse un tomato que me permitia duplicar la potencia de la señal, pero ni flowers.
    No me apetecía cablear la casa, así que por probar compré un par de PLC’s baratos y los tiré de mala manera, en zapatillas con otras cincuenta cosas más. Pues a pesar de ello, funcionan que da gusto, ahora puedo repasar 9gag desde el water por la mañana (ladrón de almas, como Skyrim, donde los haya), ver pelis en el salón y navegar y ver el correo en la cama, en cualquier sitio que tengas dos enchufes, ahí puedes poner el router y el PLC, mano de santo, oye.

    • tendero-digital

      11 diciembre 2011 en 1:58 pm

      Es una de las opciones que usamos. Es sencillo de instalas y a buen precio.

Mira además

Saber de informática de oídas

En el libro de Scott Adams “El principio de Dilbert” hay un capítulo dedicado …