Inicio Clientes ¿De quién era el cumpleaños?

¿De quién era el cumpleaños?

9 minuto leer
13
0
59

Yo creo que podría montar solo un blog contando las extrañas relaciones familiares que observamos, cuando la gente viene a comprar y/o reparar tecnología digital. Ya he hablado otras veces del tema, pero en ocasiones los clientes consiguen volver a sorprendernos con alguna variación sobre el mismo tema. Hoy hablados sobre como se celebran los cumpleaños modernos, quien es el agasajado en estos casos y los cambios de la familia tradicional hacia la familia moderna.

Felicidades mama

En la familia tradicional, cuando hay un cumpleaños, el miembro de la familia que cumple los años, recibe regalos de los otros familiares. A cambio pues invita a una ágape a toda la familia. Pero en la familia moderna, parece que el que cumple los años, tiene que regalar a los demás, pero también hacerles una fiesta. Como siempre, un ejemplo:

Hace un par de semanas, se pasa por la tienda un matrimonio de mediana edad. Clientes que ya nos han comprado otras veces equipos, que los han traído a reparar. Nos comentan que está cerca el cumpleaños de ella, y que habían pensado en regalarse un ordenador portátil. Como siempre les preguntamos el uso que le van a dar al portátil, lo que se van a gastar, si lo van a mover, si tienen preferencias por el tamaño. Al final nos indican:

  • Quieren un PC con potencia de sobra para mover programas de edición de imagen, porque en Navidades se compraron una cámara reflex y el actual PC no puede mover la imágenes raw.
  • Además que tenga gráfica separada, porque a veces les gusta jugar a cosas como los Sims
  • Que tenga pantalla grande, porque ya la vista no es joven y les gustaría una pantalla donde las letras se vean bien. Como no lo van a mover no les molesta el peso.
  • Y el padre indica, que tenga un buen disco duro, porque quiere crear varios usuarios. Nos cuenta que a pesar de que sus dos hijos ya viven fuera de casa, vienen a comer todos los días y a cenar muchos otros días y seguro que querrán usar el portátil, así les da espacio en el disco para ellos.

Les hacemos varios presupuestos y nos preguntan como se vería la diferencia entre una pantalla de 15.6” y una de 17”. Teníamos en ese momento en la tienda un par de portátiles de 15,6” y uno de 17”. Se los enseñamos y ven las pantallas. Y se nota que les gusta más la pantalla grande, la de 17”. Les imprimimos media docena de modelos con sus fichas técnicas y sus precios y se van.

Al día siguiente, se pasa el marido. Nos dice que a su mujer le gustó mucho el 17”, pero el modelo que teníamos en la tienda. Era un equipo de gama medio alta, con un Core i5, 8 gigas de Ram y una gráfica separada (con GDDR3). Nos comenta que el cumpleaños de su mujer era ese mismo día, que si se lo podíamos traer para ya. Miramos el proveedor que no tenía en stock, pero no llegaba para el mismo día. Como el que teníamos en la tienda ya estaba vendido, llamamos al cliente que nos lo encargó y le preguntamos que cuando se pasará a por el portátil. Nos dice que está fuera del pueblo (es un comercial de ventas) y que se pasará en tres o cuatro días. Así que le decimos al primer cliente, que no hay problemas, que lo restauramos, le quitamos la personalización que ya le habíamos hecho y se lo puede llevar en un par de horas. El cliente nos paga el portátil y se lo lleva. Se lo envolvemos con papel de regalo, le ponemos un tarjetón y una lazada.

Cuando vamos a abrir la tienda al día siguiente, vemos al cliente con la caja del portátil en la puerta. Mi socio piensa que algo se ha desajustado. Cuando el cliente pasa, nos comenta que el portátil funciona perfectamente, pero que no les ha gustado a sus hijos. Le preguntamos que si querían algo más potente, o algo más pequeño.. y el cliente nos dice que sus hijos opinan que para su madre, mejor una tableta. Además ya nos trae la lista con los modelos que quieren, que no lo tienen claro, porque si hijo quiere una Samgung, pero su hija prefiere un iPad, pero que la hija duda si será mejor un iPad Air o un iPan mini.

Al final le hicimos un abono por el portátil y le dijimos que cuando lo tuviesen claro, pues mirábamos lo de la tableta. Menos mal que no habíamos pedido un nuevo portátil, así que volvimos a restaurar y lo personalizamos de nuevo.

Pero la verdad es que yo no entiendo nada. La madre tenía claro que quería un portátil, además con una pantalla grande. Que le venía bien para editar la fotos de su nueva cámara y para hacer algo de trabajo en casa… pero parece ser que ahora el que cumpleaños, debe regarle a los demás algo y no al revés… me estoy perdiendo algo.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
  • A veces somos tontos

    Ya conté en otra entrada el otro día como cuando hacemos un presupuesto procuramos equilib…
  • Cuando más es mejor que menos

    Cuando vendemos sistemas informáticos es complicado ajustar bien las necesidades del clien…
  • Digitalización de empresas

    Estos días veo en las redes sociales varios anuncios de diversos eventos sobre la digitali…
Cargue Más En Clientes

13 Comentarios

  1. MuchaPicha

    20 febrero, 2015 en 21:16

    Te estás perdiendo que le hicieron ver que es mejor y más barata la tableta para el uso que le iba a dar. No es profesional de fotografía, ergo lo que llama edición de fotos es algún programa que quite los ojos rojos automáticamente, ajuste el brillo, ponga mariposas o un marco chulo y ya está. Para jugar lo mismo, no se trata de un jugador harcore, sino que con cualquier tontería indie para distraerse un rato le sobra. Y así con todo.

    La gente no sabe lo que quiere ni para que lo necesita realmente, ni cuales son sus propias limitaciones, y en el 99% de las ocasiones los tenderos nos aprovechamos de ellos para elevar características (y ganancias).

    Como ejemplo de lo anterior, a una vecina mía le encasquetaron un Mac de cerca de 3000 euros porque habló de editar fotos cuando lo que hace es justamente ponerles un marco, pegarles algunos dibujitos, y ese tipo de “tonterías”.

    • Kullman

      20 febrero, 2015 en 21:35

      No es lo mismo una tienda de barrio que una gran superficie…

      Normalmente el de la tienda de barrio te va a aconsejar el modelo que mas se adecua a lo que tu quieres, mientras que el dependiente de la gran superficie va a intentar venderte el modelo sobre el que hay algun tipo de bonus, ya sea mas caro o mas barato.

      Por ejemplo, a un amigo mio (que no quiso hablar conmigo antes) le encasquetaron un portatil con microprocesador AMD de bajo consumo para AutoCAD.

      Me gustaria saber como piensan editar imagenes RAW de 13 o 14 megapíxeles con un iPad.

    • tendero-digital

      20 febrero, 2015 en 22:27

      La realidad era que los hijos querían dos tabletas para llevárselas luego ellos… pero es lo que hay en algunas familias modernas. Realmente lo que necesitaba la madre era lo de menos.

  2. Kullman

    20 febrero, 2015 en 21:31

    ¿No será GDDR5? Hace ya una burrada de tiempo que no veo un portátil con GDDR3.

    • tendero-digital

      20 febrero, 2015 en 22:25

      O DDR3, vamos una nVidia 840 en concreto

  3. Marcelo

    21 febrero, 2015 en 0:20

    Hace mucho que te leo y este es mi primer post. Noto que una situación recurrente en los problemas o consultas que tienes en la tienda es que se deben a que los hijos mandan.
    No se si es que yo soy de otra generación (y recién estamos esperando nuestro primer hijo) pero a mi nunca se me hubiese ocurrido ser tan egoista con mis padres y a mis padres no ponerme los puntos si me quería pasar de la raya.
    Deben ser nuevos tiempos.

    • tendero-digital

      23 febrero, 2015 en 20:44

      El tema de los hijos ha llegado al extremo, que cuando algún padre viene a comprar algo para regalar a un hijo… pues no lo traemos sino viene el hijo y nos confirma la compra. En este caso no lo hicimos, porque el portátil era para los padres…

  4. John Constantine

    21 febrero, 2015 en 11:11

    Hay una frase que, leyendo entre líneas, desvela todo el asunto: ” sus dos hijos ya viven fuera de casa, vienen a comer todos los días y a cenar muchos otros días”. Ese es el concepto de independencia y de familia que impera hoy en día.

    Yo me indepéndice hace 10 años, a los 32, y sólo voy a comer un día a la semana a casa de mis padres, y más que nada por obligación, que si pudiera , no iría. Pero lo habitual es el caso reseñado. Y luego, cuando se tienen hijos, a encasqutárselos a los abuelos a que cuiden de ellos.

    Es todo lo más normal y habitual del mundo, pero yo, para mis adentros, no dejo de asombrame. De lo egoísta que es la gente en general con sus propios padres, gente que se ha partido el lomo para vestirlos, educarlos y manetenerlos, y como se lo toman como si fuera algo normal o un derecho adquirido.

    • tendero-digital

      23 febrero, 2015 en 20:43

      La frase está puesta con mucha mala idea… menos mal que alguien la ha visto. Y no van solos, que van con las respectivas parejas.

      • John Constantine

        24 febrero, 2015 en 14:51

        ¿Qué-qué-quéééééééééééééé? ¿Con las parejas?
        ………
        Genial, oye. Lo que se deben ahorrar en comida. Y si encima chupan de los gadgets de paparly mamarl, ni te digo.

        Alucino en colores. De verdad

  5. zahorin

    21 febrero, 2015 en 18:54

    Nada extraño.
    Es un claro síntoma de estos tiempos, especialmente en España.
    Yo he dado clase a muchos grupos en los que predominaban amas de casa y personas de más de 45 años y casi todo lo que oía era así. Les avisaba que era esencial que repitieran los ejercicios que realizábamos en casa para que se les quedara sin mayor esfuerzo, pero aducían que temían estropear algo y que sus hijos no les dejaban. Sic.
    Hemos pasado de mi generación y anteriores, dónde todo el control era de los padres a este momento dónde los hijos actúan como dictadores en casa de sus padres. Naturalmente la responsabilidad es de los padres.
    Fijaros la diferencia enorme. Los padres están comprando algo para ellos, pero pensando en las necesidades de los hijos cuando vienen a casa, pero los hijos solo piensan en sus propias necesidades y en poder llevarse fácilmente la tablet de su madre.
    Egoismo a raudales fomentado por sus padres.
    Vergüenza ajena me da. 🙁

  6. superyombi

    23 febrero, 2015 en 19:51

    Conclusión: el comercial de ventas que ya teníais como cliente se lleva un portátil usado, mientras que los viejales seguramente se compren la tableta en el Apple Store más cercano.

    • tendero-digital

      23 febrero, 2015 en 20:45

      El portátil ni se usó. Lo mejor es que ni lo abrieron. Les basto ver la caja de un portátil para decir que ellos preferían que sus padres se autoregalasen otra cosa.

Mira además

Lo más nuevo no siempre es mejor

El mundo del hardware sigue siendo complicado a pesar de que cada vez se le da menos impor…