Inicio A por ellos Del consentimiento al interés

Del consentimiento al interés

4 minuto leer
7
0
24

Tenía yo hoy por aquí otra entrada diferente para publicar. Pero estaba todavía despertando a la vez que el día y he escuchado en la radio algo que me ha despabilidado de golpe: El Tribunal Supremo permite comercializar datos personales sin necesidad del consentimiento previo, siempre que las empresas que lo hagan tengan un interés legítimo.  Podéis leer la noticia original en Expansión.

Si ahora que el sin nuestro consentimiento en teoría no se podían usar nuestros datos, imaginaros ahora que bastará que el uso que se haga de nuestros datos sea un interés legítimo de las empresas lo que va a pasar. Veamos, tratar de vender una línea de Internet a una persona que ya la tiene con tu misma empresa o con la competencia a las cuatro de la madrugada, ¿es interés legítimo o no? Cruzar los datos que tiene la compañía con la que tenemos contratado el Internet y ver que es lo que buscamos y vender ese perfil comercial, para que nos puedan bombardear a llamadas y correos ofreciéndonos lo que creen que queremos comprar, ¿es interés legítimo o no? Y no me pongo a pensar en cruzar varias bases de datos de diferentes empresas, para que alguien al fin tenga un perfil casi completo de nosotros. Como empecemos a cruzar datos de redes sociales, de búsquedas, de llamadas telefónicas, de los GPSs de los móviles y tablets, del consumo de combustible… 

Yo creo que este tipo de sentencias son fácilmente evitables. Deberíamos introducir en la práctica jurídica algo de aires nuevos. La verdad es que el derecho está quedándose muy atrás respecto a otras ciencias. ¿Por qué no hacemos sentencias beta? Veamos los ponentes de la sentencia están a favor de que los datos personales de los españoles sean comercializados por empresas sin su conentimiento. Pues es sencillo, que hagan una prueba con sus datos y los den para que algunos con interés legítimo hagan uso de ellos. Y cuando pasen un par de meses recibiendo llamadas a horas intempestivas. Cuando sus parejas puedan contratar el servicio legítimo ¿Dónde está mi magistrado?  O su buzón de correo se llene de ofertas… entonces que decidan, pero que lo hagan después de probar su propia medicina. Y en vistas de resultado de la sentencia beta, pues se va ajustando. 

La verdad, es que noticias como éstas me dan mucho, pero que mucho temor. Sobre todo pensando en todos los datos personales nuestros que están ahí, esperando que alguien legitime su uso sin nuestro permiso. Vamos 1984 se queda corto.

  • La ética del hacker

    Hoy me he reído un montón leyendo la última entrada de Chema Alonso en El Lado del Mal (po…
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En A por ellos

7 Comentarios

  1. maty

    14 febrero, 2012 en 10:08

    Algunos, muy poquitos somos muy conscientes de ello desde… Por eso me gusta mantenerme en el anonimato en la red, utilizando unas cuantas identidades “creativas” con las que me registro en tantos servicios web, con multitud de cuentas de correo que administro desde un gesto (The Bat! es el mejor que conozco).

    Otros, publican muchos datos personales en sus páginas en las redes sociales, teléfonos incluidos.

    Diez años atrás, recuerdo que algunos me tomaron por paranoico por las reglas maty para el cortafuegos Tiny -> Kerio y otros manuales de seguridad y privacidad en la extinta NAUTOPIA.

    • tendero-digital

      14 febrero, 2012 en 21:37

      Yo no veo paranoia, sino seguridad. Como tu dices, yo aluncino con la información que puedes conseguir de alguien en un momento. Nunca sabemos quien la está recopilanddo, ni para que

  2. Ruyman

    14 febrero, 2012 en 16:03

    Y la cantidad de burocracia y muchísimos recursos empleados que nos obligan con la LOPD, LSSI, y demás para que sirve?

    • tendero-digital

      14 febrero, 2012 en 21:38

      En esa no había caído, pero tienes mucha razón…

  3. Tiberius

    14 febrero, 2012 en 16:05

  4. BlogSTD

    14 febrero, 2012 en 23:46

    Ya me hago la picha un lio…
    Estoy estudiando/adaptando la empresa para cumplir la LOPD, firmando papeles con el consentimiento cada vez que tomo datos personales, pero que ahora venga una sentencia.. que si no la entiendo mal.. da igual lo que firme el cliente, podemos hacer lo que queramos con los datos…yo es que alucino.. porque si es así,cuanta razón pensaba que el tema de adaptar las empresas a la LOPD me sonaba a un sacacuartos

  5. Excelso

    20 febrero, 2012 en 0:54

    Creo que el problema está en los matices. La LOPD garantiza la seguridad de tus datos y cuando/como/quien los recaba. Esto me imagino que va a seguir siendo así, de forma que podremos saber previamente que información estamos dando a la empresa. Otra cosa es que la empresa a la que le estamos dando estos datos los use con o nuestro consentimiento para la venta de estos. Si no se pervierte es posible que hasta sea positivo. Aunque hace falta mucha más información a los usuarios antes de dar este tipo de libertades a determinadas empresas para evitar los abusos.

Mira además

La ética del hacker

Hoy me he reído un montón leyendo la última entrada de Chema Alonso en El Lado del Mal (po…