Acerca de

el Blog:

En al Otro Lado del Mostrador vas a encontrar anécdotas sobre una pequeña tienda de informática de barrio: la relación con nuestros cliente, nuestros proveedores, los fabricantes. También contamos lo que nos parecen las novedades técnicas de los fabricantes y cuando montamos o vendemos algo que nos llama la atención. De vez en cuando aparecerán entradas sobre otros temas, pero bueno en la variedad está la diversión. Al final como dice mi mujer si tiene botones, pilas o se enchufa te pondrás a pensar en ello

Cuando hablamos de hardware, software, gadgets  somos totalmente libres. No dependemos para nada de los fabricantes, así que lo que aquí escribimos es lo que pensamos. Si algo nos gusta, lo contamos y si no nos gusta, pues también se escribe.

la tienda:

En la tienda trabajamos cuatro personas. Dos están mas o menos de continuo allí, otra entra y sale, y está ya casi más en versión digital que en real. Y el último, pues es nuestro querido contable que trata de llevar al día nuestro pequeño caos de números.

La tienda la tenemos abierta desde hace ya más de 20 años, pero tal y como está el patio, no sabemos si duraremos más. Pero bueno resistiremos mientras podamos y mientras sigamos teniendo clientes y proveedores.

el autor:

Tenderodigital tiene más de 50 años. Trabajaba en el Departamento de Proyectos de una gran entidad financiera. Ahora ha vuelto a la trinchera y está de cara el público, pagando cheques, abonanado pensiones (esas cosas que Recursos Humanos piensa que es bueno para mi) por las mañanas y por la tarde trata de mantener en píe una pequeña tienda dedicada a la venta de sistemas digitales.  Vive en un pueblo de unos 30.000 habitantes, está casado y tiene dos hijos.

Lleva en esto de la informática… pues casi desde que tiene uso de razón le atrajeron todo tipo de cachivaques con botones y cables. Su madre se canso de activar los plomos cada vez que alguno de sus inventos los hacían saltar. Su primer contacto con los ordenadores fue a través de una calculadora programable HP. Luego vino un Spectrum, un Amstrad, un Tandom, el primer clónico…

En negocios de venta de material informático, pues ha estado metido desde hace casi 30 años. Al final montó la tienda, porque se cansó de ser un hijo de frutero y trabajar y dar consejos sin cobrar nada.

Comentarios cerrados