Inicio A por ellos Nuestros políticos no conocen la tercera Ley de Newton

Nuestros políticos no conocen la tercera Ley de Newton

4 minuto leer
12
0
50

Esa que dice:

Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en direcciones opuestas

boton rojo.jpgPorque sino no se les ocurrirían las chorradas que se les ocurren. Ahora resulta que quieren ponerle a los ordenadores y consolas un botón rojo, para que los padres lo pulsen y entonces el contenido inapropiado, no pueda ser visto por los menores. Y además desconocen que en este caso concreto, la Tercera Ley de Newto, no se cumpliría. Se generaría una reacción que haría que floreciese la industría de desconectar botones rojos, de querer ver lo que no les dejan ver… vamos que lo único que conseguirían, serían más visionados del contenido afectado por el botón rojo.

Así que parece que sigan pensando que vivimos en siglos pretéritos. Antes teníamos el Indice de Libros Prohibidos, ahora tendremos el índice de páginas del botón rojo.

Y luego se me ocurren algunas preguntas:

  • ¿Por qué un botón y no una palanca? o mejor, una rueda con varias posiciones, que permita escoger varios niveles de protección.
  • ¿Por qué de color rojo? ah… claro es un semáforo. Pero podríamos hacerlo de dos colores o de negro… Vamos un PC blanco o un inmaculado Mac color aluminio y ahí enmedio el botón rojo
  • ¿Y no se lo ponemos a los teléfonos móviles? porque digo yo, que ya puestos, por ahí dejan una puerta abierta.
  • ¿Quien decide qué es malo por: miedo, violencia, sexo, drogas, discriminación o insultos?

Lo mejor es que me recuerda a mi época de televisión en blanco y negro. Donde nos poníamos a ver cualquier cebollón que echasen con dos rombos. La verdad es que mi educación teatral ganó mucho con aquellos Estudio 1, donde a la mínima le arrimaban los dos rombos y allí estábamos todos tratando de descubrir donde estaba el escándalo.

Reconozco que el controlar el acceso de un menor a Internet, puede ser un problema. Pero no me parece de recibo que se planteen soluciones tan chapuceras como ésta. Además que considero que es un problema del ámbito privado de cada familia… porque para lo que uno puede ser un insulto para otro no, o lo que para uno es sexo malo, para otro padre no tiene porque serlo.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
Cargue Más En A por ellos

12 Comentarios

  1. federom

    12 febrero 2009 en 9:14 pm

    Tranquilo, que dentro de poco a nosotros los políticos tambien nos insertarán un botoncito en la cabeza para que cada vez que nos “salgamos del camino” nos de una descarga electrica.

    Este botoncito me parece una soberbia estupidez, pero queda bonito, más puntos en las elecciones…. “mira lo que hago por el bien de tu hijo…..”. mientras por otro lado la cagan en la educación básica…..

    Estos politicuchos que se dediquen a lo suyo que es salir en la tele y chupar del bote, que en estos temas se asemejan a la señora de la limpieza de la nasa dirigiendo una misión a la luna….

    ale, salu2

  2. gatoazul

    12 febrero 2009 en 10:56 pm

    ya nos venden cualquier cosa
    joder hay que desconectar de este mundo de hipocritas
    solo se consigue ignorandolos

  3. Borralla

    12 febrero 2009 en 11:49 pm

    Más que un botón rojo a los ordenadores habría que ponérselo a los políticos para poderlo presionar cuando empiecen a decir. gilipolleces.

    En fin, la ignorancia de los políticos en muchos temas es tremenda. No saben que muchos sistemas operativos vienen implementados sistemas de control parental.

    Si no quieres que tus hijos accedan a contenidos inapropiados lo primero es no ponerles un ordenador en la habitación, porque ni yo necesitaba un ordenador en EGB, bueno ni en BUP, ni creo que lo necesiten para aprobar, como cierto anuncio.

  4. txiguin

    13 febrero 2009 en 12:22 am

    Te saliò un post bonito hoy, de verdad. Salud2.

  5. txiguin

    13 febrero 2009 en 12:25 am

    Confirmado este blog va una hora adelantado o yo una atrasado(vamos, yo vivo en la hora oficial peninsular del Estado Español, o eso dicen).
    Ahora 23:23 del 12-02-2009 pues para el blog ya es 13 de Febreo de 2009, que la vamos hacer, habrà que ausmirlo jaja. Màs saludo2 Tendero y compañia.

  6. Privateer

    13 febrero 2009 en 9:27 am

    Yo les pondría el botón rojo a determinados “palurdos” que tocan lo que no deben cuando ponen en marcha un ordenador.
    Un botón rojo en plan ¡¡¡Inmersión… inmersión!!! y que el ordenador se sumergiera en un estado profundo de coma, de forma que ni siquiera se pusiese en marcha.

    Un saludo 🙂

    Privateer

  7. David

    13 febrero 2009 en 9:28 am

    Y digo yo:

    – ¿Desde cuando el sexo es malo?
    – Para que coño va a tener control parental un chaval de 17 años.

    En fin, todos locos.

  8. Javier

    13 febrero 2009 en 10:04 am

    Y faltaría un botón azul para que los padres no vieran contenido inapropiado como: guerras y masacres, gente desnutrida, largas colas delante del INEM, gente manifestándose por un trabajo… No sea que los adultos se den cuenta en qué mundo viven

  9. Grey

    13 febrero 2009 en 12:15 pm

    Pasará lo de siempre, que ese botón al final lo usaran los críos para evitar que sus padres vean contenidos no apropiados en su ordenador o videoconsola. xD

  10. Curr0

    13 febrero 2009 en 3:36 pm

    El botón ese ya existe, pero normalmente es de otro color, y se le llama botón de power.

  11. Boca Rana

    13 febrero 2009 en 11:02 pm

    Yo tengo el ordenador de mi hija, de 9 años, con Mandriva 2009 con el control parental activado y limitado el tiempo que puede acceder a internet, según crezca lo iré abriendo más.

    ¿Para que quiero un botón rojo si tengo una herramienta muchísimo mejor y que puedo ir adaptando a su desarrollo?

    Mejor que les pongan el botón rojo a ellos.

  12. elmundoalreves

    16 febrero 2009 en 12:03 am

    ¿direcciones opuestas?
    ¿y eso lo dijo newton?

Mira además

¿Jueces… Juezas… para qué sirven?

Aquí estamos otra vez con un tema del que he hablado infinidad de veces en el blog: las pr…