Inicio Clientes Los excesos son malos

Los excesos son malos

6 minuto leer
7
0
69

Alguna vez he hablado en el blog de como nos llegan los equipos a la tienda sucios, pero que a veces da no sé qué cogerlos y manipularlos. Pero llevamos ahora una racha con PCs que sufren del efecto contrario: el exceso de limpieza.

Exceso de limpieza

Hay veces que los clientes se ponen a limpiar sin tener nada claro el como, ni el con qué, ni el qué… Como de costumbre algunos ejemplos:

El huracán en casa:

Nos traen una torre al taller. El equipo no iba bien, se paraba al poco tiempo de conectarlo, la regrabadora no la reconocía el sistema operativo y el USB frontal tampoco se conectaba. Le decimos que puede ser algún problema de temperatura, de hecho lo conectamos y el error que vemos es justo ése: el equipo se calentaba muy rápido como si el disipador del procesador no funcionase.

El cliente nos comenta su extrañeza. Nos dice que lo había limpiado con un compresor de aire de alta potencia. Que así prevenía justamente el calor. No sé la potencia del compresor… pero debía ser algo digno de verlo en marcha. Había soltado una de las patillas del disipador y éste no hacía apenas contacto con el procesador. De ahí que al poco de arrancar aquello se calentase y se parase. Por supuesto que el DVD y los USB frontales tenían casi el mismo error: cables desconectados del Sata y del USB.

Limpia y seca a fondo:

Llega un cliente a la tienda con un portátil que no va el teclado. Nos dice que nos lo iba a traer para revisar porque le iba lento y quería que le echásemos un vistazo para ver si valía la pena poner un disco SSD. Pero que antes de eso pensó en limpiar el portátil porque lo veía algo sucio.

Así que cogió un producto de limpieza del hogar en spray y le dio a fondo a la pantalla y sobre todo al portátil. Como no lo veía bien limpió repitió la operación con otro producto de limpieza todavía más fuerte y del que aplicó más cantidad. Al final lo dejó limpio pero lo veía algo mojado de más. Arrancó el portátil y éste hizo un ruido y no se puso en marcha.

El cliente pensó que podía ser exceso de líquido y se fue a por el secador de pelo… y le dio un buen rato.

Al final el teclado muerto, un chip de ram quemado… pero por fortuna se salvó el resto del equipo.

Frota y frota que no se ven bien las letras:

Hay veces que los fabricantes de los equipos no saben con quien se la juegan. Así que ya pueden hacer pruebas y tests que se quedan cortos.

Nos llega un portátil a la tienda donde la mayoría de las teclas no se podían leer. El cliente nos dice que su hermano usaba mucho el portátil mientras comía. Y que el teclado estaba muy sucio. En estas que llegó un día su madre y decidió poner en orden de revista el portátil. Se puso a limpiar el teclado con algún producto de limpieza muy higiénico y muy antibacteriano (nos dice el cliente que entendía a su madre, pues con los restos de comida que dejaba el hermano el teclado parecía un Zoo de microorganismos…) pero que atacaba la pintura de las teclas…

Aquí la solución fue comprar pegatinas con las letras e irlas pegando en su lugar.

 

En resumen, que como decían los clásicos:

En el término medio está la virtud

Tan malo es dejar el equipo sucio y sin hacer ninguna tarea de mantenimiento, como ponernos a limpiarlo sin tener claro ni como ni con qué productos.

 

 

 

 

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
  • A veces somos tontos

    Ya conté en otra entrada el otro día como cuando hacemos un presupuesto procuramos equilib…
  • Cuando más es mejor que menos

    Cuando vendemos sistemas informáticos es complicado ajustar bien las necesidades del clien…
  • Digitalización de empresas

    Estos días veo en las redes sociales varios anuncios de diversos eventos sobre la digitali…
Cargue Más En Clientes

7 Comentarios

  1. Theodore Kord

    7 marzo, 2017 en 20:49

    Con el del compresor de aire me ha reído. Con el de los productos de limpieza me he echado las manos a la cabeza. ¡Que casos!

  2. Tecn1c0

    8 marzo, 2017 en 0:52

    Lo del compresor de aire lo hemos sufrido también. Un cliente sabía que usábamos uno y decidió usar el suyo. La diferencia es que el nuestro era de muy poca potencia y el suyo era profesional.

    Resultado: lo apunto al ventilador de la fuente de la alimentación y reventó cuatro de las cinco aspas. Seguía funcionando pero aquello parecía un sonajero con tantos trozos de plástico chocando contra la única aspa superviviente. Cambio de fuente. Menos mal que no apuntó a otros sitios XD

    • tendero-digital

      8 marzo, 2017 en 18:39

      Nosotros tenemos uno digamos medio… pero con el regulador fijado a una potencia que no rompa nada y luego mirando donde y como apuntamos. Pero lo de romper álabes también lo hemos visto sobre todo en disipadores más que en fuentes.

  3. Paco

    8 marzo, 2017 en 10:44

    Y luego están los que van a la gasolinera a usar la manguera de aire para inflar las ruedas. (que casi siempre contienen agua en el circuito)

  4. Muchapicha

    9 marzo, 2017 en 21:05

    Este hilo sin fotos no vale nada!

    • tendero-digital

      20 marzo, 2017 en 19:24

      Tienes razón pero esto casi siempre nos pasa cuando vamos de trabajo hasta arriba… y lo último que piensan en el taller es en documentarlo. De todas formas si tenemos documetación gráfica de otras cosas parecidas. Voy a ver si saco algo del archivo y preparo un par de entradas.

  5. Ender Deckard

    12 marzo, 2017 en 8:42

    ¡Cierto, las fotos son imprescindibles!

Mira además

Lo más nuevo no siempre es mejor

El mundo del hardware sigue siendo complicado a pesar de que cada vez se le da menos impor…