Inicio Clientes Los superaltavoces

Los superaltavoces

2 minuto leer
7
0
17

Si es que no aprendemos, hay días que los clientes nos pillan con la guardia baja y se nos olivida seguir el protocolo habitual de preguntas antes de hacer algún presupuesto.

La semana pasada, entran tres clientes a la tienda, con aspecto de querer ser artistas y vivir de nuestros canones en el futuro…

– Queremos unos altavoces.

– ¿Para escuchar películas, solo música, 5.1…?

– No música

– Pero tienen que sonar muy bien (dice otro de los cliente)

– Si, porque los vamos a enchufar a la mesa de mezclas con la que componemos…

– Pero como a veces nos movemos, tienen que ser ligeros

– Y tener potencia, ya que en algún viaje que hacemos nos gusta ver y oír las películas con el portátil y somos cinco o seis y tienen que tener watios.

Así que nada me pongo a buscar altavoces que no pesen mucho, que tengan bastantes watios de potencia, que no distorsionen mucho… y empiezo a enseñárselos.

Al final, me dicen:

– No nos convencen ningunos, ¿y esos que tienes en el escaparate de 5 euros? es que no nos queremos gastar más.

Si es que siempre hay que empezar preguntándole al cliente que se quiere gastar. No hay que dar nada por asumido, si es que no aprendo, si es que soy tonto…

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tendero-digital
  • A veces somos tontos

    Ya conté en otra entrada el otro día como cuando hacemos un presupuesto procuramos equilib…
  • Cuando más es mejor que menos

    Cuando vendemos sistemas informáticos es complicado ajustar bien las necesidades del clien…
  • Digitalización de empresas

    Estos días veo en las redes sociales varios anuncios de diversos eventos sobre la digitali…
Cargue Más En Clientes

7 Comentarios

  1. medyr

    5 diciembre, 2008 en 10:03

    Hay tendero tendero…

    El clietne medio quiere un Masserati (o como se escriba) que cueste 5 leurs, consuma medio litro a los 100, pague 100 euros de seguro al quinquenio y pase de 0 a 100 en 2 segundos. Y si cuesta un poco más, es que le estas estafando seguro, que esas cosas las recoge tu en la calle.

  2. Jorge

    5 diciembre, 2008 en 11:36

    Ja, ja, ja… me recuerda mi viejos tiempos: efectivamente, el orden de preguntas (de libro) es,

    1) ¿ para qué los quieres?
    2) ¿dónde los vas a instalar? ¿es muy grande la habitación?
    3) ¿QUÉ IDEA DE PRESUPUESTO LLEVAS? Porque disponemos de modelos desde x€ hasta xK €…

    Medyr lo ha resumido muy bien. Ah! y no se te ocurra demostrar los más caros NUNCA: te marearán (es decir, querrán escuchar los más caros) hasta darse cuenta de que LO QUE QUIEREN TENER (LUJURIA) no suena, ni de coña, como LO QUE PUEDEN comprar (PRESUPUESTO)… y ese largo y tortuoso camino te lo hacen recorrer con ellos (a costa de tu tiempo)… luego van a otra tienda… y a otra… para acabar en el MediaMarkt porque… ellos no son tontos (desde luego que no).

  3. Tyorl

    5 diciembre, 2008 en 12:36

    El eterno problema con el cliente/usuario, quiere un Ferrari a precio de bicicleta :-s.

  4. Jordi

    5 diciembre, 2008 en 20:22

    Ostras, querian lo mejor de lo mejor, gastandose solo 5 miseros €, madre mia, si es que hay gente para todo.

    Un saludo.

  5. Mr.Paco

    6 diciembre, 2008 en 2:19

    5 euros y que suenen bien…

    5 euros y que suenen, bien!

    (notese la posicion de la coma)

  6. Maquivex

    6 diciembre, 2008 en 3:24

    jajaja, me ha hecho reir eso, jjajja tambien tengo un negocio y me pasa lo mismo (es una libreria bazar) solo queda reirse y quedar tranquilo que a veces da ganas de maataarlooooosssss, pero negocios son negocios jejeje, saludos.

  7. Juan

    6 diciembre, 2008 en 15:19

    Vaya. Pues a mí me enseñaron que los equipos de sonido, igual que se diseñan hacia atrás, también hay que comprarlos del mismo modo. Es decir que lo más caro deben ser los altavoces, seguido del amplificador y por último los captadores. Si tienes un equipo de 2000 euros y unos altavoces de 50, tendrás un sonido de 50.

Mira además

Lo más nuevo no siempre es mejor

El mundo del hardware sigue siendo complicado a pesar de que cada vez se le da menos impor…